Clara
Clara Apasionada por la informática y el marketing, Clara le dará todos los consejos necesarios para ser la mejor.

Escribir el post perfecto

Escribir el post perfecto

Tras expresar que los puntos para escribir un buen post eran muy buenos, pasó a expresar lo difícil que resulta esto cuando tienes que escribir para otros, que son los que marcan el tema del que tienes que escribir, el tono con el que lo quieren y hasta las palabras concretas que se tienen que destacar para que un trabajo se considere válido y aceptable.

Después de darle varias vueltas a la cabeza, lo primero que quiero hacer es agradecer a ese lector su comentario porque me ha inspirado a escribir un nuevo artículo, algo que algunas veces resulta un poco complicado porque las ideas también parece que se van de vacaciones (qué hago cuando no se me ocurre sobre lo que escribir) cuando hace calor. Así que voy a comentar algunos detalles que nos ayudarán a escribir un buen contenido aunque sean otros quienes se beneficien finalmente de él.

Piensa como un niño

Una de las cosas más efectivas cuando escribes para otros es verlo todo con los ojos de un niño, algo que puede parecer un tanto estúpido pero que funciona mucho mejor de lo que jamás te hayas podido imaginar.

¿Qué se requiere para pensar como un niño? Hacer todo lo posible por aprenderlo todo desde un punto de vista neutral e inocente, sin prejuicios ni ideas preconcebidas.

Los niños hacen todo lo posible porque otros vean lo que han hecho y los feliciten por ello, aunque finalmente se lo queden los demás. Eso es lo que tienes que hacer para que los contenidos que escribes para otros sea lo suficientemente bueno. Imagina que se trata de algo que te ha pedido una persona mayor mientras eres un niño que acaba de empezar a vivir, y piensa en la satisfacción que siente cuando otros lo valoran y le dicen lo bien que ha hecho o le ha salido algo.

Esa es la mentalidad con la que se tiene que empezar a escribir si lo que quieres es que de verdad las palabras fluyan con facilidad. No te quedes pensando en que tienes que entregar un artículo en un plazo de terminado o en las palabras que tienes que utilizar. Empieza a escribir como si nada te importara, y cuando hayas terminado puedes echarle un vistazo al lugar en el que puedes incluir las palabras que te faltan si es necesario. Juega con las palabras de igual modo a como lo hace un niño con la arena, y que no te importe acabar manchándote.

No te agotes

No pienses que porque llevas mucho tiempo escribiendo acerca de un mismo tema puedes escribir una y otra vez sin que necesites renovar tus conocimientos y refrescar la mente de vez en cuando. Dedica parte de tu tiempo a la lectura y a visionar contenidos que tengan o no que ver con los temas acerca de los que escribes te puedan dar ideas para escribir nuevos artículos o simplemente te ayuden a desconectar del trabajo y desintoxicarte mentalmente, que a veces es muy necesario para volver a disfrutar de tu trabajo.

Duerme bien y si no estás en horas de trabajo ni se te ocurra darle vueltas a la cabeza a estos temas. Así cuando retomes tu labor lo podrás hacer relajado y crearás buenos contenidos con mayor facilidad.